¿Os gusta mi blog? Sed sinceros!

lunes, 28 de febrero de 2011

UN DOLOR PROFUNDO

  Te amo. Me di cuenta de que te amaba cuando lloré por ti. Quería a Andrew y quería a Gray, pero lloré por ti. Cuando tu lloraste por tu novia y me contaste que la echabas de menos, que no podías seguir sin ella y que era una de las pocas personas que te alegraban el momento...no pude retener la lágrima, me apoyé en Philip Wesley, quién me ayuda a pensar en los momentos tristes y tormentosos...pero fué peor. El llanto me desgastaba y desaparecía mi valor, llegué de nuevo, ya serenada y me besaste. "Ando un poco más cariñoso de la cuenta" fué lo que dijiste, te pegué una bofetada porque me dolió ser una más.
  Tuve que ayudarte, Damon, tuve que darte animos cuando yo no los encontraba, te dije que todo era perfecto cuando nada marchaba bien en mi mundo, tuve que decirte mil y una cosas maravillosas, pintar el mundo de color...mientras yo me hundia en lo más negro de mi alma. Me dolió.
  Me encerré y tu me llamaste, te dije que me dejaras en paz. Lo hiciste sin oponer resistencia. Gracias o lo contrario, no sabía que pensar. Entonces casi te marchaste. Y me diste una última oportunidad. Te dije que no sabia que elegir, si mandarte a tomar por culo o quererte y besarte, y..."tu misma". Yo misma? Yo sola, como siempre, muerome, y queda en silencio. No me queda esperanza en el porvenir.
  Una luz asomó  por la ventana, me ofreciste tu ayuda y te la negué. Como podia yo contarte que lo que me pasaba eras tu? No. Silencio. Lo mantuve haste el final. Pero me pediste una explicación. "No puedo ni quiero contarterlo" Y te ofendió. "Sobro" "No tiene por que" No te sentó bien. Creiste que no confiaba en ti, y tu eras en el que más pero...decirte la verdad? No estoy preparada. Secreto. Tarde, sorpresa.
  Andrew, me quieres lo se y te amo. Deja las amistades perdidas para más tarde.
  Damon, amamé. Obligame a no contarte este nuevo trato conmigo misma. Por que estas maneras tan infantiles y bruscas? Pienso en un momento al que pertenezco pero, sacas tu estampa a relucir y lo mio queda ahogado. Te cortas, no entiendes y cascas al azar. Una boca muda que se alimenta de prestigios. Callatela, me gustaras más. Que vi en alguien que se desluce asi mismo.
  Ya está. Se acabó. Pasamos a tu relato y el mio queda sin editar.
  Astucia.
  Te haré sufrir como a nadie. 5 segundos matando a alguien para luego llorar en su tumba. Eso es caer en lo más profundo, tan profundo que si despiertas y sacas a tus pies de paseo con un dolor toparás, un dolor profundo.
  Se que nadie lo entenderá como yo lo entiendo ahora, podeis leerlo supercialmente. O buscar la profundidad del texto más allá de sus palabras y sus letras, escurriros por la coma, saltad al vacío desde un punto y atravesad el camino hasta llegar a mi dolor.

Att, Joanna.

En Madrid seguiría lloviendo

                                     Capítulo 3.UNA INCÓMODA HUMEDAD.
Siento decir que esta historia no seguirá. Me siento incapaz de contaros a todo detalle lo que pasó, porque me dolió y lo intento olvidar. Gracias por vuestra atención y perdonen las molestias,

Att, Joanna.